Hace más de 100 años, un joven de espíritu emprendedor y geniales ideas comenzó la fabricación de lámparas en Wichita, Kansas. Su nombre era William Coffin Coleman. Una saga apasionante, llena de significación histórica e innovaciones sorprendentes que cambiaría más adelante la vida en América.

Su necesidad de obtener dinero para completar sus estudios lo llevó a vender lámparas y sus problemas de vista detuvieron a Coleman frente a una farmacia donde encontró una lámpara de luz clara y brillante que le permitía leer las letras más pequeñas, cambiando su vida.  
La venta de lámparas resultó un fracaso, así que hacia 1900 decidió establecer una compañía y ofrecer el servicio. Después de años en el servicio de las luces, sabía que podía diseñar un producto mejor. El servicio eléctrico era poco confiable en las zonas urbanas y no disponible en las zonas rurales. En 1909, Coleman presentó una lámpara de mesa portátil que se convirtió en un elemento básico en los hogares rurales y en 1914, la joven empresa introdujo la lámpara que lo hizo famoso. Se cambió la vida en la América rural y durante la Primera Guerra Mundial, el gobierno declaró que era un elemento esencial.
El ejército de E.E.U.U. se convirtió en el principal cliente de Coleman. Durante la Segunda Guerra Mundial, sus plantas de Wichita producen proyectiles para la Armada y piezas para el B-17 y bombarderos B-29, pero su contribución más valiosa en la guerra fue el desarrollo de la estufa Pocket GI.
Coleman sale a la carretera después de la guerra, la gente tenía dinero y esteban dispuestos a divertirse. El automóvil ya no era una novedad. Los carros eran asequibles y con la facilidad de movilidad vino la necesidad de viajar y explorar. El negocio de las vacaciones estaba en auge y Coleman se aprovechó de ella. Camping motor se convirtió en el furor. Las vías mejoraron pero sin alojamientos y los turistas hicieron de la carretera su hospedaje. Coleman encontró su camino en porches y carpas, cabañas de vacaciones y remolques de camping. Junto con la linterna, que de pronto había encontrado un nuevo mercado, la estufa de campamento se hizo un compañero de viaje ideal.
En la actualidad, Coleman, distribuido por Oster de Venezuela C.A., mantiene el espíritu aventurero de sus inicios. Bajo el lema: “Comparte la Aventura”, invita a todos los venezolanos a compartir esa forma de ver la vida, disfrutando a plenitud junto a la naturaleza. Los productos Coleman se convierten en los compañeros ideales de toda persona que desee realizar cualquier tipo de actividad recreativa cómodamente, sin importar dónde se encuentre tanto al aire libre como en el hogar.
Coleman se ha caracterizado siempre por ofrecer productos duraderos, confiables y funcionales. Su línea de productos va desde las clásicas Cavas, Termos, Carpas, Bolsos para Dormir, Bolsos Térmicos Flexibles, Lámparas, Cocinillas, Linternas, Muebles Plegables e Inflables.
Los generadores eléctricos y portátiles Coleman Powermate, forman parte de la línea Coleman, estos productos ofrecen diferentes ventajas, tipos de energía y amplias opciones.